Blanca Giménez

  1. Arte, política y resistencia en el Reina Sofía

     

    Desde el pasado 26 de octubre hasta el 11 de marzo de 2013 el Museo Reina Sofía acoge la exposición Perder la forma humanaUna imagen sísmica de los años ochenta en América Latina, una interesante muestra de diversas y complejas prácticas artísticas llevadas a cabo en Latinoamérica en la década de los ochenta de la mano de un grupo de creadores preocupados por su contexto político y social.

    La serigrafía, la vídeo creación, la performance y las acciones poéticas, el teatro experimental o ejemplos de arquitectura participativa son solo algunos de los medios empleados por los artistas escogidos para la muestra, todos ellos de carácter muy diverso pero con un evidente denominador común: su interés por los soportes precarios. Este tipo de soportes conseguía hacer funcionar sus obras en perfecta armonía con el discurso político y social que englobaba cada propuesta.

    Un discurso que respondía a un contexto extremadamente delicado: regímenes dictatoriales como el de Pinochet en Chile, estados de sitio y fuertes represiones contra toda acción fuera de la norma, incluidas las desobediencias sexuales. A través de sus obras, los artistas planteaban formas de resistencia política, dando pie a diversas transformaciones, provocando tensiones tanto a nivel artístico como social o político.

    La exposición rescata estos modos simultáneos de hacer arte y política para darles mayor visibilidad, agrupándolos en tres amplios ejes que responden a diversas actividades y sobre los que giran los conceptos fundamentales de la muestra: por un lado, un tipo de acciones de carácter más político y social, impulsadas por movimientos sociales como las Madres de la Plaza de Mayo en Argentina; un segundo grupo con una visión más ligada al propio cuerpo y a la cuestión identitaria, que incluye experiencias de travestismo y que analiza la cuestión de género como un constructo social; y una última agrupación más festiva que proponía la conformación de diversas redes y comunidades para contrarrestar el miedo ciudadano con experiencias colectivas en las que reactivar los lazos sociales.

    El visitante de la muestra podrá así recomponer a través de todas las piezas expuestas una imagen propia de cómo transcurrieron los ochenta latinoamericanos. Una imagen que no es en ningún caso única y global, sino que, como si de un prisma se tratara, recoge diversas realidades y las plasma en forma de propuestas artísticas y colectivas, lanzadas a la ciudadanía con un claro interés transformador y reaccionario. En tres palabras: Arte, política y resistencia.

     

    back


Built with Berta